Caballos: Poderosos y leales

Caballos: Poderosos y leales

1 julio 2011

Un caballo no es una mascota típica ya que su condición de animal de monta y tiro le da funciones que lo separan de muchos otros animales domésticos. Sin embargo los amantes de los caballos saben reconocer que se trata de un animal extremadamente inteligente y fiel, que puede ser un excelente compañero para aquellos que viven en el campo o que disfrutan pasar tiempo allí. El caballo, cuyo nombre científico es equus ferus caballus, es una de dos subespecies derivadas de equus ferus, el caballo salvaje. Es un mamífero que ha evolucionado a lo largo de 45 a 55 millones de años y los humanos lo han domesticado desde el año 4000 AC para convertirlo en un animal de monta sumamente común para el año 3000 AC.

La anatomía de los caballos les permite usar la velocidad para escapar de los depredadors y tienen un bien desarrollado sentido del equilibrio y generalment escapan de los depredadores aunque también pueden ser sumamente agresivos. Los caballos pueden dormir parados o acostados y las hembras, llamadas yeguas, tienen embarazos de 11 meses para luego dar a luz una cría conocida como potrillo el cual puede pararse y correr poco después de nacer. La mayoría de los caballos domésticos comienzan a entrenarse para usar una silla o arnés entre las edades de 2 y 4 años. Alcanzan la edad adulta a los 5 y tienen una expectativa de vida de entre 25 y 30 años.

Existen alrededor de 300 razas de caballos en todo el mundo y la mayoría  están divididas en tres categorías basadas en su temperamento general. La primera son los “sangre caliente” con gran velocidad y fuerza, los de “sangre fría” que son más adecuados para trabajos lentos y pesados y finalmente los de “sangre tibia” que resultan de mezclar las dos razas anteriores para lograr propósitos muy específicos.

Una amistad legendaria

Los caballos han sido empleados para todo tipo de tareas, desde transporte y agricultura hasta instrumentos de guerra. Poseen una vista y una audición muy superiores a las de los humanos, desarrolladas como consecuencia de la necesidad de estar alerta frente a posibles depredadores. Aunque generalmente huyen al sentirse amenazados, los caballos también pueden defenderse si no hay a donde huir o si la manada está en peligro.

Durante mucho tiempo se consideró a los caballos como una especie tonta pero estudios han demostrado que poseen una inteligencia muy superior a lo esperado, algo que muchos sabían intuitivamente luego de convivir con caballos durante décadas y observar sus habilidades de lógica y razonamiento.

Sin embargo esto depende en gran parte del tipo de caballo ya que los domésticos suelen tener instintos atrofiados por estar en un ambiente artificial. El linaje también es un excelente indicador del posible temperamento e inteligencia del animal, el cual debe ser tratado con respeto para lograr una convivencia armónica.

Para aquellos que tienen el tiempo y el espacio, un caballo es una compañía excelente y más allá de su condición de animal de monta y tiro desarrolla una gran lealtad hacia sus dueños y en muchos casos no deja que nadie más lo monte.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen